Energía solar fotovoltaica ¿Es rentable?

Antes de analizar si la energía solar fotovoltaica es rentable sería conveniente hacer una breve definición sobre la misma, la energía fotovoltaica es el proceso que se encarga de la transformación de la radiación solar en electricidad.

¿Cómo se transforma la radiación solar en electricidad?

Con unos aparatos denominados paneles fotovoltaicos, a través de estos paneles se produce el denominado efecto fotovoltaico, es decir, el efecto que convierte la luz solar en electricidad. Los paneles solares están compuestos por células fotovoltaicas que son las encargadas de captar la luz solar tiendo en cuenta todas las condiciones meteorológicas, que como es lógico no van a permitir siempre un impacto solar pleno.
Las células fotovoltaicas están compuestas de diversos materiales, uno de ellos es el silicio que está considerado como un material semi-conductor, este tipo de materiales van a ser los que al captar la radiación solar se encarguen de la liberación de los electrones a través de un conductor externo. En resumen, en la célula se produce un flujo de electrones a través de dos capas de material semi-conductor con cargas eléctricas opuestas, lo que provoca que las células fotovoltaicas reciban la radiación y por lo tanto se produzca la famosa corriente eléctrica.
Es decir, las células fotovoltaicas son los elementos principales de los paneles fotovoltaicos que se encargan de convertir la energía solar en fotones.

paneles solares

¿Con que materiales se fabrican las placas solares?

Ya hemos explicado que el silicio es un material semi-conductor y por lo tanto el más utilizado en las placas solares, a pesar de esto existen otros materiales o alternativas que deben de ser previamente analizados para una elección adecuada.
El primer punto que debe de ser objeto de análisis es el coeficiente de absorción, este es capaz de determinar qué capacidad tiene una célula fotovoltaica para absorber la radiación solar que incide directamente sobre la misma. En otras palabras, a través del coeficiente de absorción se va medir la eficiencia o rendimiento de las células fotovoltaicas.
El segundo punto que debe de ser objeto de análisis es la ordenación de los átomos dado que son determinantes en la estructura y se encargan en gran medida de que sea posible generar energía fotovoltaica.
Para finalizar, debe de ser también objeto de estudio el peso de los paneles, con el paso de los años se ha evolucionado mucho en este tema puesto que al principio los paneles eran pesados y difíciles de transportar, pero gracias a la evolución tecnológica hoy en día se pueden fabricar paneles ligeros y por lo tanto más utilizables.
Una vez realizado un análisis minucioso de estos puntos podría elegirse el material con el que se van a fabricar las placas solares. Si se opta por el Silicio tendremos tres tipos de materiales atendiendo a la estructura cristalina del mismo: el mono-cristalino, el poli-cristalino y el amorfo.
Varios estudios han comprobado que los paneles compuestos por células de silicio mono-cristalino son los que obtienen un mayor rendimiento, pero también los más costosos, los compuestos por silicio amorfo a pesar de obtener un menor rendimiento son mucho más económicos y los de silicio poli-cristalino podrían situarse en un punto intermedio entre los dos anteriores.
Gracias a la innovación tecnológica se están empezando a utilizar otro tipo de elementos o materiales para la fabricación de los paneles solares como por ejemplo el Arsenio que a pesar de tener un coste muy elevado es hoy en día el que más rendimientos genera.

¿Es rentable la energía solar fotovoltaica?

energía solar fotovoltaicaUna vez situados ya podemos entrar a cuestionar si la energía fotovoltaica es rentable o no. Es lógico pensar que si, a pesar del dinero invertido en la instalación que se ha comprobado que se amortiza en unos años, el hecho de obtener energía solar de manera autosuficiente sería rentable analizando el alto coste al que se encuentra hoy en día el consumo eléctrico convencional.
El problema de la rentabilidad de la energía fotovoltaica se encuentra en los impuestos o tasas que puedan regular los países. Por ejemplo, en España en el año 2015 se aprobó el Real Decreto de Autoconsumo que viene a implantar obstáculos y cerrar puertas a la producción de la energía solar a través de la regulación de unos peajes que van a suponer un coste añadido en función de la potencia que se tenga contratada y de la energía que se consuma con la instalación fotovoltaica. A pesar de este obstáculo la energía fotovoltaica sigue siendo rentable pero claro está que reduciendo el ahorro mensual y aumentando los años de amortización de la inversión.
Los mejor parados en este caso son aquellos consumidores que tengan una instalación fotovoltaica de baja tensión, es decir aquella que no supera los 10 kilovatios, ya que en estos supuestos estarán exentos del pago de estos peajes y por lo tanto solamente tendrán que hacer frente al coste de la potencia que tengan contratada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *