Energía hidráulica, ¿Cómo funciona?

Para saber cómo funciona la energía hidráulica hay que pasar por una serie de cuestiones muy sencillas que expongo a continuación y que nos harán comprender de una manera muy fácil el funcionamiento de una de las energías renovables que posee actualmente nuestro planeta.

En primer lugar, ¿Qué es la energía hidráulica?

La energía hidráulica es producida gracias a las masas de agua que se encuentran en aquellos pantanos o embalses que están situados a gran altura, es decir, que por su altura van a producir lo que se denomina como energía potencial gravitatoria. Si las compuertas de dichos embalses o pantanos se abren provocan la caída del agua a un nivel muy inferior generando a su vez la transformación de dicha energía potencial gravitatoria en energía cinética, esta posteriormente se transformará en energía eléctrica en una central hidroeléctrica.

energia hidraulica

¿Qué es una central hidroeléctrica?

En una central hidroeléctrica o hidráulica se encuentran un conjunto de máquinas que son las encargadas de generar electricidad usando la energía que produce el agua que se encuentra en los embalses situados a un nivel más alto que la centrales. El proceso de transformación es muy sencillo, el agua se transporta a través de unos tubos de descarga que desembocan en la central hidráulica donde se encuentran las turbinas hidráulicas que serán las encargadas de la producción de la energía eléctrica en alternadores.
Los tubos de descarga están protegidos por las rejillas filtradoras, de esta forma el agua es transportada de una manera limpia, evitando todos aquellos elementos que puedan provocar un deterioro de la misma y por lo tanto su inutilidad en el proceso.

¿Qué son las turbinas hidráulicas?

Son las máquinas encargadas de la transformación de la energía cinética del agua en energía hidráulica, y esto es así gracias al movimiento de rotación del eje que provoca el agua, posteriormente a través de un generador eléctrico dicha energía hidráulica es transformada en energía eléctrica y puede ser distribuida a millones de hogares a través de lo que denominados como transformadores que se encargaran de convertir la electricidad en corriente de alta tensión para ser conducida a su vez por los cables de alta tensión.

 

¿Qué ocurre con el agua utilizada?

Lo mejor de la energía hidráulica es que un recurso tan necesitado hoy en día como el agua no es malgastado, todo lo contrario, además de contribuir a la generación de dicha energía, posteriormente es devuelta al río a través de los desagües instalados en el embalse o pantano.

¿La energía hidráulica es contaminante?

Lo cierto es que la energía hidráulica sí que tiene un impacto medioambiental debido a la gran instalación que hay que realizar en la tierra para ponerla en funcionamiento, esto puede generar cambios en el medio ambiente e incluso puede provocar la migración de los peces o animales acuáticos que se encuentren en el lugar de la instalación.
Por esto, resulta imprescindible hacer un estudio previo a la instalación de la central hidráulica para analizar todas las especies acuáticas, así como la fauna y flora que podrían verse afectadas y de esta forma evitar perjuicios irreversibles o daños que lleven años de recuperación.presa pantano
Es muy importante analizar todo el entorno para minimizar los daños, hoy en día gracias a la innovación existen numerosas técnicas para la minimización del impacto que pueda provocar una instalación de este tipo, como por ejemplo son las escaleras y rampas para animales acuáticos, de esta forma al ser transportados por ellas evitan ser heridos o incluso morir.
A pesar de todo, sería interesante una mayor inversión en la investigación e innovación de este tipo de instalaciones, puesto que es muy beneficioso que gracias a un recurso natural como es el agua se pueda obtener energía eléctrica y sería necesario descubrir nuevas técnicas de eliminación o minimización del impacto medioambiental.
Por todo ello, queda claro que la utilización de la energía hidráulica tiene tanto ventajas como inconvenientes, por un lado la gran ventaja de ser una fuente de producción limpia y sencilla, dado que el almacenamiento del agua en los embalses además de ser fácil ayuda a la regulación del caudal de los ríos y es utilizable para muchos más usos como por ejemplo la obtención de agua para sofocar un incendio en las inmediaciones; pero por otro lado tal y como ha quedado explicado la instalación es bastante costosa, además requiere un estudio minucioso de la zona para evitar el más mínimo daño, y puede provocar la migración no solo de la fauna de la zona si no también los habitantes que residan en zonas cercanas que piensen que la instalación de una central hidráulica les va a perjudicar de alguna manera en su día a día.
Para finalizar cabe decir que a pesar de todo no puede compararse el impacto medioambiental del funcionamiento de la energía hidráulica con el que provocan instalaciones como pueden ser las petrolíferas o de carbón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *